Buscar
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

SEICAP advierte sobre la necesidad de llevar la medicación al colegio y actualizar los informes médicos

La Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP) advierte sobre la necesidad de que los niños y adolescentes alérgicos lleven consigo su medicación al colegio y el informe médico actualizado, para ajustar las dosis en función del peso actual. Siendo imprescindible que los padres o tutores firmen la autorización para la administración de la medicación en el colegio.

Según cifras de la SEICAP, un 25% de la población infantil padece algún tipo de enfermedad alérgica, lo que representa cerca de 2 millones de niños en toda España. Esta cifra aumenta un 2% cada año y obliga incrementar las precauciones.

Aunque cada vez son más las campañas que reclaman la presencia de dos autoinyectores de adrenalina en los botiquines de los colegios para casos de emergencia, no es habitual que los centros escolares los tengan. Por lo tanto, es importante que los niños lo lleven consigo para entregárselo al tutor o responsable y que las familias estén pendientes de su identificación, conservación y caducidad.

En cuanto al informe médico, se debe comunicar al centro escolar la última actualización de este ya que los cambios de peso que pueden ocurrir en vacaciones hacen que, a menudo, sea necesario modificar la dosis de la medicación. A ello hay que sumarle que el niño puede manifestar nuevas alergias durante el verano y el centro debe estar avisado.

También hay que extremar las precauciones con los niños que han debutado recientemente con una alergia alimentaria y este año acuden por primera vez al comedor escolar. “Es conveniente que en la misma semana que comienza el curso los padres tengan una reunión con la tutora o tutor del niño con alergia o asma. Durante el encuentro se deberá proporcionar al profesor información detallada sobre la alergia o características de asma del alumno, qué medicación necesita, cómo administrarla y qué consejos de seguridad se deben seguir”, afirma la doctora Ana Martínez-Cañavate Burgos, presidenta de la SEICAP.

Medidas de prevención y evitación

Los pediatras alergólogos advierten que la anafilaxia es la reacción más grave que puede producirse en un niño con alergia y hasta un 20% de ellas pueden desencadenarse en el ámbito escolar. “Es esencial que el personal de la escuela conozca las medidas de prevención y evitación de alérgenos para prevenir situaciones de emergencia”, advierte la doctora Martínez-Cañavate.  

El comedor escolar debe cumplir las medidas con menús especiales para los alumnos con alergias y la cocina o catering debe evitar la contaminación cruzada, que ocurre cuando un alimento entra en contacto con otro alimento, superficie o utensilio que está contaminado con alérgenos o patógenos, lo que puede dar lugar a reacciones alérgicas o enfermedades transmitidas por los alimentos.

También se debe extremar las precauciones en las celebraciones escolares, como es el ejemplo de la fiesta del otoño o las comidas de fin de curso. En estos eventos suele haber platos que contienen frutos secos, leche, huevos, que son los principales alérgenos en la infancia.