Buscar
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Se descubre una nueva causa del asma que puede ayudar a curarlo

El descubrimiento de una nueva causa del asma podría ayudar a encontrar nuevos tratamientos para su cura. Así lo ha revelado un estudio recientemente publicado por la revista Science.

El esperanzador estudio, realizado por investigadores en el Reino Unido y en los Estados Unidos, ha analizado la contracción a nivel celular en los pulmones de pacientes que sufren asma y su tejido respiratorio. Los hallazgos han concluido en la existencia de un fenómeno denominado extrusión, el cual parece ser responsable de todos los síntomas posteriores del asma en las vías respiratorias.

Durante un ataque de asma, las vías respiratorias se estrechan rápidamente debido a la compresión, lo que daña a las células epiteliales que las recubren. Estas células, menos elásticas que las musculares, no están preparadas para resistir esta agresión y terminan muriendo por falta de espacio.

La pérdida de la integridad de las células epiteliales en el asma, que afecta la función de barrera, no es secundaria, sino que desempeña un papel fundamental en la patogénesis de la enfermedad, lo que tiene importantes implicaciones para su desarrollo. Como consecuencia, las vías respiratorias quedan expuestas y permiten la entrada de contaminantes o alérgenos al organismo, lo que explica por qué las personas con asma son más propensas a sufrir infecciones respiratorias.

Tratamiento para su cura

Comprendiendo este fenómeno, se ha puesto en marcha un tratamiento experimental que se dirige tanto a tratar las causas como a aliviar los síntomas del asma. La utilización de gadolinio, un compuesto utilizado como contraste de resonancias magnéticas, evita la evita la expulsión de las células epiteliales después de una contracción de las vías respiratorias, lo que a su vez previene la inflamación, la producción de moco y otros síntomas asociados con los ataques de asma.

Sin embargo, es importante buscar alternativas de este compuesto, ya que el gadolinio puede resultar tóxico si se utiliza frecuentemente. Este descubrimiento podría detener el proceso inflamatorio y cambiar por completo las formas actuales de tratar el asma.