Conexión entre asma y alergia

La Semana Mundial de la Alergia se celebra del 5 al 11 de junio. Este año se centra en la relación que existe entre el asma y las enfermedades alérgicas de las vías respiratorias con el lema “Respire mejor. La conexión entre el asma y la alergia”. Durante esta semana la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediática (SEICAP) recuerda la importancia de tratar las alergias para controlar el asma.

El tratamiento de los síntomas de las vías respiratorias superiores ayuda a controlar el asma

El asma y las enfermedades alérgicas de la vía respiratoria superior coexisten frecuentemente. Según una investigación publicada en el Journal of Allergy and Clinical Immunology1 hasta el 38% de los casos de asma se dan en pacientes con rinitis alérgica y el 85% de los pacientes con asma pueden llegar a tener síntomas nasales.

El asma afecta a más de 350 millones de personas en todo el mundo, y la rinitis alérgica afecta a entre el 10% y el 50% de la población, dependiendo de la ubicación geográfica. Otras enfermedades alérgicas de las vías respiratorias alérgicas incluyen la rinosinusitis crónica, la tos crónica, la bronquitis eosinofílica y la aspergilosis broncopulmonar alérgica(ABPM). Tanto el asma como la rinitis alérgica afectan al sueño, a la capacidad de concentración el rendimiento escolar o laboral, la vida social, el ocio y el deporte, y otros aspectos de la calidad de vida.

¿Cómo influye la alergia en el asma?

La alergia influye en el asma de dos maneras, como desencadenante de episodios agudos, y como causante de inflamación crónica.

Como desencadenante agudo actúa cuando una persona entra en contacto con el alergeno y en cuestión de poco tiempo presenta una crisis brusca de asma. Como ejemplo, si un niño con asma por alergia a ácaros sube a un desván y empieza a jugar con trastos viejos, respira el polvo que se levanta y a los pocos minutos podría tener “pitos” y dificultad respiratoria.

En cuanto a la inflamación crónica puede pasar desapercibida, pero hace que los bronquios sean más reactivos a otros estímulos (infecciones, ejercicio, aire frío, tabaco, etc.) que actúan como desencadenantes.

Por todo ello, desde SEICAP siempre se insiste en la importancia de que el menor acuda al alergólogo pediatra y consulte a este sobre las formas de entender su alergia y su asma.

1Brożek J et al, Allergic Rhinitis and its Impact on Asthma (ARIA) guidelines – 2016 revision, Journal of Allergy and Clinical Immunology 2017, Vol 140, Issue 4, pp 950-058.