Conjuntivitis alérgica: síntomas y prevención

La conjuntivitis alérgica es una enfermedad en la cual existe una inflamación crónica de las mucosas del ojo, está causada por alergia a sustancias presentes en el ambiente, como los ácaros, los pólenes, los mohos o los epitelios de animales. También puede producirse como síntoma de una alergia a alimentos.

Se trata de la enfermedad alérgica más frecuente en niños y adolescentes y puede provocar síntomas en cualquier momento del año, aunque suele ser más habitual que se presente con los cambios de estación o de clima.

La conjuntivitis a menudo se acompaña de rinitis (inflamación de la mucosa de la nariz), de modo que frecuentemente se habla de rinoconjuntivitis.

Síntomas

La conjuntivitis puede presentar estos síntomas:

-Lagrimeo

-Picor o quemazón

-Enrojecimiento de los ojos: igual que la nariz se congestiona en la rinitis, los ojos también se congestionan en la conjuntivitis. Esa congestión se manifiesta como enrojecimiento, con las venas dilatadas en el blanco del ojo. La congestión también puede provocar inflamación de los párpados.

-Sensación de cuerpo extraño

-Sensibilidad a la luz o fotofobia: se puede producir una molestia muy intensa por la luz, que se llega a hacer insoportable.  

El picor hace que el paciente se frote los ojos con el dedo, con el puño, a veces por debajo de las gafas. El picor también hace que el paciente parpadee frecuentemente, o que guiñe los ojos, todo esto de manera refleja, involuntaria, sin darse cuenta, y a veces no lo sabe reconocer, aunque se le pregunte. A menudo se confunden estos síntomas de conjuntivitis con tics nerviosos, y los niños pueden ser enviados al neurólogo. En los niños es muchísimo más frecuente que esos síntomas sean debidos a alergia que a un verdadero tic, por lo que hay que saber reconocer los síntomas para evitar tratamientos innecesarios e ineficaces.

También se pueden confundir esos síntomas con síntomas de defecto de la capacidad visual. Los oculistas a menudo ven a niños con esos síntomas, y tras comprobar que la agudeza visual es normal, envían al paciente para un estudio de alergia. En lugar de picor a veces se nota una sensación de tener arenilla en el ojo, ya que el párpado se inflama por dentro y produce roce contra el ojo.

Prevención de la conjuntivitis alérgica

Evitar el alérgeno es clave para no contraer conjuntivitis en cualquier época del año. Aquí te explicaremos una serie de medidas para hacerlo:

Minimizar la presencia de alérgenos en el hogar como pueden ser los ácaros de polvo, los hongos o los animales domésticos, si se han identificado como causa de la conjuntivitis alérgica en el menor. En este sentido, se debería evitar el uso de moquetas o alfombras, reducir la humedad y la temperatura, ventilar durante el menor tiempo posible y procurar extremar la limpieza.

Consultar los calendarios de polinización: si la causa de la alergia son los pólenes se deberán consultar los índices de polinización y las temporadas en las que las plantas originarias polinizan para evitar, en la medida de lo posible, la permanencia o estancia en lugares donde abunden estas plantas.

Usar gafas de sol para evitar el contacto con posibles alérgenos o incluso reducir la fotofobia.

Reducir el uso de contaminantes ambientales como ambientadores, aerosoles, tabaco, etc.