Buscar
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

¿Qué precauciones deben tomarse desde la escuela para proteger a los niños alérgicos?

Niños aprendiendo en el colegio

La alergia afecta al menos a una cuarta parte de los niños escolares europeos, reduce la calidad de vida y puede disminuir el rendimiento escolar; existe riesgo de reacciones severas y, en casos infrecuentes, de muerte.

La alergia es una alteración multisistémica, y los niños a menudo tienen varias enfermedades coexistentes, por ejemplo, rinitis alérgica, asma, eccema y alergia a alimentos.

Pueden aparecer reacciones severas de alergia alimentaria por primera vez en la escuela, y globalmente un 20% de reacciones de alergia alimentaria ocurren en las escuelas.

Cómo debe actuar el personal de la escuela

El manejo de estos problemas debe hacerse de una formal integral y coordinada por todos los agentes implicados, como son los padres o tutores del niño, el personal docente y no docente de la escuela, los médicos especialistas en el diagnóstico y tratamiento del niño y el personal médico y de enfermería de que disponen algunas escuelas. Cuando el niño empieza a alcanzar cierta madurez, gran parte de la responsabilidad recaerá sobre él mismo.

Cuando una reacción grave aparece en la escuela, el tratamiento rápido es vital, pues el retraso en la respuesta puede tener consecuencias irreparables. Desde la Sociedad Española de Inmunología, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP) se consideran claves las siguientes funciones del personal de la escuela para evitar y tratar reacciones alérgicas:

1. Las escuelas deben indagar sobre enfermedades alérgicas al matricular alumnos nuevos, y los padres deben informar a la escuela de cualquier nuevo diagnóstico de alergia.

2. Se debe obtener del médico un plan de actuación personal escrito, que incluya alérgenos y desencadenantes a evitar, medicación e información de contacto

3. El niño alérgico debe ser fácilmente identificable por todo el personal escolar.

4. Se deben instituir medidas razonables para garantizar una adecuada evitación de alérgenos.

 5. Se debe dar formación al personal escolar sobre la evitación de alérgenos y el reconocimiento y tratamiento de urgencia de las reacciones alérgicas.

6. La medicación de rescate y de urgencia debe estar disponible en todo momento.

7. Garantizar que las medidas de protección se mantienen en viajes/vacaciones escolares.